gallery/tarjeta parte superior

Lic. Mónica Fortuna  -  Lic. Andrea Paternosto  -  Psicólogas UBA

e-mail: mfyequipo@gmail    WhatsApp  +54 9 11 6944 7853

La Salud "Mental"

Por Mónica Fortuna 

 

Comúnmente la salud mental, como su nombre lo indica, es situada en la mente, en la cabeza, y también es cierto que el sentir es ubicado en el corazón. Por otro lado, la historia nos cuenta la modificación en la importancia de cada una de esas partes para definir la vida y la muerte. Antes el paro cardíaco definía el final de la vida de una persona, luego, con la colaboración de los adelantos tecnológicos, es la muerte cerebral con todos los cuestionamientos éticos del caso. Pasamos del corazón como centro, a la cabeza.  Nuestro cerebro pasó a ser el centro y con mucho mérito desde ya, pero no creo sea donde habita la salud "mental". En fin sin más,  los invito a jugar a que la salud "mental" está un poco más abajo, en el cuello, en esa zona que vincula la mente con el corazón  simbolizando lo que para mí es la salud "mental" , salud en los vínculos. Un ejemplo sería la manera en que me vínculo conmigo mismo, cómo vínculo lo que pienso con lo que siento, si es que lo hago, si es que tengo en cuenta mi cuello. A veces es difícil bajar al corazón como veremos . Como decía la salud "mental"  es la salud de los vínculos, conmigo misma y con los otros , porque la manera en que me relaciono conmigo misma tendrá la forma en que me relaciono con otros. La pandemia desnudó nuestras formas de vincularnos. Nos puso un "stop" y nos mandó al rincón a pensar y a sentir, aunque no quisiésemos ( como pasaba cuando nos mandaban al rincon). Y he ahí la importancia del cuello. Seguimos con el juego. Los  que siempre nos relacionamos desde las alturas de la cabeza no tuvimos inconveniente en pensar pero empezó a pesar. Inevitablemente el cuello tuvo que doblarse para sostener la cabeza, o, sería para acercarla al corazón que latía estrepitosamente  sintiendo bronca y desconcierto tanto que la  frialdad que provoca mirar a los otros desde las exigencias de la razón se convirtió en insensibilidad. Los que siempre nos vinculamos desde el otro lado del cuello , puro sentimiento, no la pasamos mucho mejor. Nos sentamos a sentir tanto, que el cuerpo se encogió para contener al corazón que estallaba en sentimientos que el cuello se dobló para cerrar el círculo,  o sería para incluir a la cabeza. Era tanto lo que se sentía que la obnubilación se convirtió en ceguera. Y así comenzamos a vincularnos, y así andábamos previamente por el mundo vinculándonos con los otros desde la frialdad, a veces insensibles.   y desde la obnubilación,  a veces ciegos. El problema puede ser que el cuello con sus mejores intenciones no pudo evitar que nos mirarnos el ombligo pero, paradójicamente, con ayuda de la pandemia y por lo menos a algunos , nos recordó el valor del cuello. El cuello como posibilitador de un vínculo entre la razón y el sentir, de un acercamiento a un equilibrio propio que, a su vez, se replicará en mi manera de relacionarme con los otros, con la naturaleza de la cual soy parte, con la vida. Para mi eso es la salud llamada "mental" y diría la salud toda. Evidentemente el cuello es importante porque los vínculos son importantes porque no sería nada sin las otras partes. En este sentido, y como un último ejercicio, podemos aprovechar este tiempo para erguir el cuello ( admito  que puede costar, hay permiso para pedir ayuda)  lo que posibilita levantar la mirada lo que inevitablemente ya nos vincula, nos conecta y algo distinto pasa. Una cosa más , esta propuesta también vale para el Estado ( los de todo el mundo) levantar la mirada  para ver más allá del ombligo.

Evaluación Psico Socio Ambiental

De la Soledad a la Red Interdisciplinaria

 

gallery/red

Ejemplo de Evaluación PSA

Síntesis del caso

(Los nombres fueron reemplazados)
Raúl tiene 75 años, es divorciado, sin hijos. Su única hermana ya está fallecida. No tiene tampoco sobrinos directos. Vive solo, en su casa familiar paterna, y es asistido por una cuidadora desde hace 20 años, por un estado anímico depresivo crónico, según fuese diagnosticado hace varios años.
La manera en que Raúl se presenta es que él no puede realizar muchas cosas solo, a pesar de que no está impedido físicamente. Especialmente, que
“no puede” salir a la calle. Esto lo asusta y lo evita. Vive en su casa paterna.
Su cuidadora, a quien llamaremos Norma, lo asiste en su cuidado personal y especialmente, en estos dos últimos años, en sus trámites. Por otro lado, una amiga personal de Raúl, posee autorización bancaria, aun así es Raúl quien regula la administración de su dinero. Esta amiga lo ve muy poco manteniendo un contacto telefónico más fluído.

Si nos quedamos con esta reseña, podemos pensar que NO PUEDE valerse por sí mismo.
Otra mirada podría ser, que Raúl PUEDE, ES CAPAZ de ejercer sus derechos y cumplir con sus obligaciones, apoyado, ayudado, acompañado, por OTROS.
Miguel Benasayag señala: “El individuo, ya lo hemos visto, es el producto de este orden social que considera que la humanidad está compuesta por una serie de seres separados los unos de los otros, los cuales establecen contratos con su medio y con los otros. La persona es la alternativa al individuo.
Etimológicamente persona viene del latín, persona, que significa máscara. Esta máscara no esconde un verdadero rostro, sino una multiplicidad de rostros. La persona designa a cada uno de nosotros como un ser múltiple, tejido de multiplicidad, asumiendo el hecho de no conocer sus límites y su multiplicidad.Las personas, contrariamente a los individuos-contrato, mantienen una relación de apertura frente al mundo.”

Una multiplicidad que se irá gestando y sosteniendo en el encuentro con otros.
Por lo cual, podemos definir que la capacidad de las personas es, y se lleva a cabo, con otros. Otros, que nos asisten y a quienes asistimos cotidianamente, en nuestra esfera familiar y social. En la aptitud para ejercer personalmente un derecho y el cumplimiento de una obligación, incluye siempre a otro, a un semejante, con quien nos interrelacionamos y nos entramamos. Lo mismo, en relación a la salud: para ejercer el máximo de nuestra libertad, es con otros. Son situaciones de relaciones que se dan cotidianamente y que la evolución de la cultura va marcando, de acuerdo a las realidades histórico-sociales.
Desde el momento en que se presume la capacidad de toda persona humana, se presume la potencia, de toda persona para llevar a cabo sus acciones.
En este concepto de persona como multiplicidad se basa nuestra evaluación psico-socio-ambiental que viene a ordenar el des-orden que deviene en el seno de una familia frente a una patología, sus nuevos síntomas, o como consecuencia de algún hecho sorpresivo como puede ser un accidente.
Si, desde nuestra experiencia, una familia debe reordenarse frente a estas situaciones, cuando no la hay, como en este caso, se corren riesgos como los que atravesaba Raúl a pesar de los esfuerzos de su cuidadora.
Su patología de base, depresión, imperaba estableciendo su propio orden. Dominaba sus tiempos, su sueño y su vigilia como su aspecto personal, el de su casa, como también la organización de sus medicamentos que por cierto nadie controlaba. La autoridad de Raúl estaba totalmente sometida a la de la depresión.
Con este panorama comenzamos a caminar con Raúl y Norma, su único vínculo más significativo.
Paso a paso fuimos analizando el caso desde sus aspectos psicológicos, sociológicos y ambientales. Nos planteamos pautas claras y básicas. Primero trabajar con Raúl sus resistencias para que vaya accediendo a nuestra solicitud de que se debían hacer algunas modificaciones empezando por mejorar la higiene tanto del lugar como de su persona. Por otro lado era inminente realizar nuevas evaluaciones médicas principalmente para la revisión y reordenamiento de sus medicamentos y también para tener un conocimiento de su estadode salud física general. Para ello se tuvo que recontactar con la obra social y solicitar los turnos y servicios correspondientes.
Desde el punto de vista sociológico era muy importante estudiar bien cómo estaba conformada su red y qué posibilidades había de reforzarla.
Es importante aclarar que es la cuidadora la que nos busca como ayuda por su preocupación respecto de un deterioro progresivo que empezó a notar. Ella, por su parte, ya mostraba claros síntomas de burn- out. La inclusión de otros profesionales que comenzaron a visitarlo en su domicilio: médica gerontóloga, psicóloga, psiquiatra, neurólogo, kinesióloga; y la suma de otras cuidadoras alivianaron su tarea significativamente.
Poco a poco se fue construyendo una mirada multidisciplinaria y con ella un nuevo orden, ahora, saludable tanto para el asistido como para su cuidadora.
Encontramos a Raúl mirado especialmente por una sola persona y por supuesto sola no podía, ni debiera, con toda la desorganización.

Pensemos, un momento en una red de pesca y que Raúl es un nudo de la misma enlazado y sostenido, supuestamente, en otros lazos y nudos, enseguida nos damos cuenta que lo que suponemos en su caso no ocurre porque solo está sostenido por un solo lazo, a lo sumo dos, y los demás estaban cortados.
Con la inclusión de otros profesionales conformamos un equipo de trabajo interdisciplinario, digamos “virtual”, dado que no estaban vinculados directamente, y se fue entretejiendo una nueva red.
Debemos decir y no sería exageración, que esta fue una de los momentos arduos de nuestro trabajo porque no fue fácil lidiar con las voluntades y egos propios y ajenos.
Pero este es un gran tema para otro artículo.
Desde la multiplicidad habilitamos lo multidisciplinario y desde allí lo interdisciplinario.
Reestablecer, reparar, recrear, crear los lazos fue parte de nuestra tarea sostenida en nuestra mirada de Raúl como persona y no como individuo, con el objetivo de devolverle su propia mirada.Hoy, a pesar de que en su salud física tiene aspectos delicados, se ha visto enriquecido en su dignidad como persona, mejorando notablemente su calidad de vida, sostenido y cuidado por su red de apoyos.
MF Ψ AP
www.mfyequipo.net.ar

Lic. Mónica Fortuna  Lic. Andrea Paternosto

gallery/foto artículo ev psa

Agradecemos su visita,

MF Ψ AP

Psicólogas UBA

 

 

gallery/5fa4de854db011b846180ce7f8061354
Nombre  
Email  
Mensaje  

Para consulta complete el formulario